domingo, 6 de septiembre de 2009

el Mar Báltico...



...retornar...allí está el mar que dibujo en mi alma al anochocer, allí habita ese mar en un silencio inmenso, helado...
...porqué sueño con aquel frío de un mar muy dulce, tan dulce que se congela en sus profundos inviernos...
...son las aguas del Mar Báltico...

3 comentarios:

  1. Para este domingo insulso, este poemita de Tomas Harris:

    Me he propuesto la difícil empresa
    De enamorar por el resto de su vida a una sola mujer:
    Como esos hombres de barbas rojas que perseguían
    Por el resto de su vida la inconmensurable distancia,
    Y la teñían de mar,
    De cielos explotando,
    De crepúsculos bordeando con la Nada y,
    Al final,
    Regresaban al punto de partida y el único
    Sabor en sus bocas, además de la adorable sal,
    Era la amargura de la certeza de que la tierra
    Era una redonda y húmeda esfera:

    Pero yo me he propuesto la difícil empresa de
    Enamorar por el esto de su vida a una sola mujer:
    Tengo muchos aspectos en mi contra:
    Los primeros, los más comunes
    El transcurso del tiempo, la decrepitud, el cansancio
    De la mente y la sinopsis del gusano:
    (El temblor de mis manos sobre su cuerpo sólo la
    estremece)
    El segundo, puede ser la vaga impresión
    De desaliento al ver marchitarse las flores amarillas
    Que tras un viaje por un océano de cipreses grises
    Una vez le regalé:
    También está la oscura tentación de descerrajar
    Los cajones con llave que todos guardamos
    En un recóndito ámbito: esos cajones con llave
    Que tanto bien hacen al amor por su tranquilo misterio,
    Que invariablemente compartimos, en silencio,
    En la noche de insomnios y en la noche de sueños:
    También está el deseo de partir nuevamente,
    Que es consubstancial
    a todo navegante
    y yo soy un navegante:
    También están mis manías, mis celos y mis insomnios,
    Y ese gran amor a mí mismo que nunca me deja,
    Ese atroz enemigo que gruñe, roe, escalda y se
    Ríe a mis espaldas de mis muecas:
    Ese atroz enemigo me recuerda en las noches,
    Cuando subo a su cuerpo
    El poema de Malcom de Chazal:

    Cuídate de amarme demasiado
    Volverías a ti mismo.
    El amor es redondo.

    Además está Ella Misma, como el mar tan
    Amado por los navegantes, ese mar que en sus mareas
    Lo podemos arribar, costa, o morir en él, altamar;
    Pero también tengo algunas cosas a mi favor:
    No sé si las menos o las más:
    Fuera de las rosas amarillas y marchitas,
    Mis insomnios, la compulsión de la partida,
    Mis manías, el que sea un navegante, todo eso que ella
    Ya adora y ama:
    La certeza de que la única manera de enamorar
    Por el resto de su vida
    A una sola mujer
    Es amando a una sola mujer.

    Eso, además de las rosas amarillas y marchitas,
    De mis insomnios y la compulsión por la partida,
    Dado que soy un navegante,
    Y mis manos temblorosas y mis manías,
    Y mi cojera,
    Y la tentación de descerrajar sus cajones con llave
    Y mis propios cajones con llave.

    Pero también tengo a mi favor
    El hecho de que cocino delicioso y que cuando la amo
    La persigo por inconmensurables distancias y la tiño de
    Mares y cielos explotando
    De crepúsculos bordeando con la Nada, y,
    Al final,
    Regresamos al punto de partida
    Y ahí el único sabor en mi boca
    Es la adorable sal de su boca:
    Y sé que sí, que si regreso a mí mismo,
    Que si el amor es redondo,
    Al final de esta húmeda e inconmensurable esfera,
    me aguarda ella, la mujer que me he propuesto amar
    por el resto
    de
    mi
    vida.

    ResponderEliminar
  2. QUE BONITO ES EL MAR O LA MAR ¿VERDAD ? CUANTO SOSIEGO DA...PRECIOSAS FOTOS...BELLISIMO ATARDECER...

    ResponderEliminar