martes, 16 de febrero de 2010

perfumes...















"De cualquier forma aquellas cosas no hubieran durado mucho. La experiencia
de los años así lo enseña. Mas qué bruscamente
todo cambió.
Corta fue la hermosa vida.
Pero qué poderosos los perfumes,
en qué lechos esplendidos caímos,
a que placeres dimos nuestros cuerpos.
Un eco de aquellos días de placer
un eco de aquellos días volvió a mí,
las cenizas del fuego de nuestra juventud;
en mis manos cogí de nuevo una carta,
y volví a leer hasta que se desvaneció la luz.
Y melancólica salí al balcón
salí para distraer mis pensamientos mirando
un poco la ciudad que amo,
un poco del movimiento de sus calles y sus tiendas."
"La Tarde", K. Kavafis

8 comentarios:

  1. ...Hoy viendo las fotografías que pones en TU BLOG....después de tantos días de ausencia.....siento mucho bienestar.....¡¡¡¡ Muchos besos...disfruta de esta tarde lluviosa ...en tu bonita casa.....¡¡¡¡¡ Berta

    ResponderEliminar
  2. Acabo de leer una carta que me ha escrito Regenta. En ella me cuenta, que en La Adrada, ya han celebrado San Blas. Me dice que, a pesar del viento, el frío y la nieve, las cigueñas ya están en el campanario. Evoca a la mimosa, que está a punto de florecer. Me recuerda que los atardeceres son más sonrosados junto al castillo y me ha hecho imaginar sus lunas llenas, que son más pálidas al asomar por el altozano de los Barreros. También me cuenta que están celebrando tres días de fiesta, con baile, bollos, "tizne" y carnaval.

    Y me dice que esta primavera tenemos que volver allá, ver el pueblo de las brujas, y escuchar las pequeñas historias del valle y de sus gentes, que ella nos va a contar (también nos dirá lo que es el "tizne").

    Y todo esto me hace pensar en cómo estábamos hace unas semanas y he sentido nostalgia de cosas que no he tenido nunca, no sé cómo explicarlo,... Me ha traído a la mente algún poema de Machado, una extraña felicidad, una punzada aguda, y la alegría de ir a compartirlo contigo bien prontito.

    ResponderEliminar
  3. A pesar del sentimiento trágico que casi siempre desprende Kavafis he conseguido encontrar cómo plasma uno de sus deseos, con el cual creo que resulta fácil identificarse. ¡A ver qué te parece!


    CASA CON HUERTO (1915)
    Quisiera tener una casa de campo
    Con un jardín muy grande -no tanto
    por las flores, por los árboles, y por el verdor
    (por cierto que también se hallen: son bellísimos),
    sino para tener animales. Ah, ¡tener animales!
    Al menos siete gatos -dos bien negros,
    y dos albos como nieve, para el contraste.
    Un serio papagayo, para escucharlo
    decir cosas con énfasis y convicción.
    En cuanto a perros, creo que tres me bastarían.
    Quisiera también dos caballos (buenos son los caballitos).
    Y sobre todo tres o cuatro de aquellos valiosos,
    simpáticos, animales, los asnos,
    que estuvieran echados perezosamente, que menearan alegres sus cabezas.

    Me identifico mucho más con ésto, ya me conoces...

    Disfruta un montón de tu vuelta a casa, Lourdes. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  4. yo te puedo ofrecer el olor de tu segunda foto, leña de encina, esa que me susurra tanto al oído, que acoje a mi hija con su cabaña, que permite a Curra posarse en ella...y que huele y chisporrotea paz...cuando quieras en mi casa!

    ResponderEliminar
  5. Oler y todos los demás sentidos se ponen a funcionar..la vista se recrea entre tanta belleza..que delicada persona nos deja ver parte de su mundo..!!
    Un saludo muy afectuoso

    ResponderEliminar
  6. Hacía días, muchos días, que no entraba en tu blog y hoy, que he venido temprano al trabajo, lo he abierto para ver si habías vuelto a escribir al volver a casa y me han emocionado tus fotos, el verso... .Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué emoción saber de ti Lourdes!
    Has vuelto con esta entrada maravillosa.
    Recibe mi abrazo a la distancia y siente mi alegría por tu regreso.
    Todo es belleza en tu casa y en tu alma.
    Besos
    Beatriz

    ResponderEliminar